Cómo visitar el castillo de Karlstejn

El castillo de Karlstejn es uno de los castillos más visitados de la República Checa debido a que es uno de los más bonitos y además a que se encuentra a escasa media hora de la capital Praga, con lo que es una de las excursiones más típicas.

Fue mandado construir en el año 1348 por el emperador del Sacro Imperio Romano Carlos IV con el objetivo de ser el lugar donde custodiar las Joyas de la Corona y otros tesoros del Imperio, aunque finalmente se acabó convirtiendo en una de sus residencias habituales. Con el paso de los siglos ha ido sufriendo diferentes reconstrucciones, pasando primero por un estilo gótico (1480) y luego renacentista (siglo XVI), hasta llegar finalmente el aspecto actual que viene de su última reforma importante en el siglo XIX.

El castillo se encuentra en un entorno espectacular, sobre una pequeña colina rodeada de bosques protegiendo un pequeño pueblo del mismo nombre que se encuentra a sus pies y que también merece un paseo.

Datos prácticos:

Hay que aparcar la autocaravana en el parking que se encuentra junto a la carretera, en la parte de abajo del pueblo. No hay pérdida. El parking es enorme y cuesta unas 75kn (3€) para todo el día, o se que está bastante bien.

El paseo hacia el castillo se hace en unos 20 minutos entre un entorno muy bonito atravesando el pueblo. Nosotros a la ida íbamos con prisas, ya que teníamos las entradas sacadas con antelación e íbamos con la hora justa. Sin embargo a la vuelta fuimos parando cada dos por tres para echar fotos desde diferentes perspectivas del castillo.

En cuanto a tomar algo, por el pueblo hay unos cuantos sitios. Nosotros recomendamos uno que se llama Karlstejn 34 donde ponen comida tipo “tapas”, sandwitches, pizzas… que está bastante bien.

La visita:

Es importante tener en cuenta que el castillo solo se puede visitar mediante tours guiados, los cuales se hacen varias veces al día en checo y en inglés en horarios que dependen de la época del año. Hay épocas en las que alguno de los tours no están disponibles, y además prácticamente todos los lunes permanece cerrado. También es más que aconsejable reservar con antelación el tour que nos interese, ya que las plazas son limitadas. Nosotros lo hicimos así, sacamos las entradas por la web con un par de días de antelación y sin problemas.

Toda la información detallada y actualizada está en la página web oficial: https://www.hrad-karlstejn.cz/en

Básicamente son tres los tours que se pueden realizar. En cada uno de ellos se hace un recorrido completamente diferente, con lo que tendremos que elegir uno u otro en función de nuestros gustos.

Residencia Imperial de Carlos IV (Tour básico): En este tour se visitan muchas de las estancias más importantes del castillo como son la primera y segunda planta del Palacio Imperial, la primera planta de la Torre de Santa María o la Capilla de San Nicolás. Durante el recorrido se puede ver una importante colección de mobiliario antiguo, interesantes pinturas y una réplica de la corona de San Wenceslao, la cual portaron todos los reyes de Bohemia.

Este es el tour más popular y el que más veces al día se realiza, además de estar disponible casi todo el año. La duración es de unos 55 minutos y cuesta 250 coronas checas (10€ aprox.). Fue el que nosotros realizamos.

Capillas del Castillo de Karlstejn (Tour exclusivo): En este tour se ven otros lugares diferentes del Castillo, concretamente los ubicados en la parte oriental. Lo más destacado de este recorrido es la Capilla de la Santa Cruz, posiblemente el lugar más impresionante del castillo y uno de los rincones más sagrados en la época del Sacro Imperio Romano. Esta capilla era el lugar donde se guardaban originalmente las joyas reales y hoy en día se puede ver la impresionante colección original de 129 pinturas que decoran sus paredes. Otros lugares interesantes que se pueden conocer en este tour son la Capilla de Santa Catalina o la parte más alta de la Torre de Santa María.

Este tour es más largo que el anterior, con unos 100 minutos de duración. También es más caro (550 coronas checas, unos 22€) y hay que tener en cuenta que sólo está disponible de mayo a octubre. En cada uno de los pases del tour solo aceptan a 16 personas, con lo que es obligatorio reservar con antelación. Nosotros no pudimos hacerlo ya que cuando fuimos (abril) no está dispponible.

Vista de la Gran Torre: Este es el más sencillo y en general menos recomendado de los tours. Consiste en subir al punto más alto del castillo, en la Gran Torre, y visitar algunas de las estancias por el camino. La duración del tour es de unos 45 minutos y cuesta 190 coronas (8€ aprox)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.