Qué ver en Litomysl, el pueblo de Smetana

La ciudad de Litomysl nació en el siglo XIII e históricamente siempre ha tenido una gran importancia, posiblemente por encontrarse justo en medio de la ruta entre Praga, la ciudad más importante de Bohemia y Olomouc y Brno, las grandes ciudades de Moravia. De hecho, en el siglo XIV llegó incluso a convertirse en sede de un obispado. Por todo esto se convirtió durante la Edad Media en una de las ciudades más importantes de la República Checa.

El monumento más conocido sin duda es el magnífico Castillo renacentista, el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999, pero sería un gran error reducir una visita a Litomysl solo al castillo, ya que su precioso centro urbano tiene un buen puñado de rincones que merece mucho la pena conocer.

Datos prácticos:

Si vais con un vehículo grande como nosotros recomendamos que nos os metáis en el centro del pueblo. Podéis aparcar gratuitamente en las siguientes coordenadas: 49.86696330089124, 16.319063935900626. El parking está en las afueras, junto al campo de fútbol, la piscina y el cementerio y son escasamente 5 minutos caminando al centro.

Dónde comer:

Si queréis comer bien y barato, no dudéis en acudir al restaurante Veselka. Es el típico restaurante de pueblo con comida tradicional, sencilla, rica y abundante.

Qué ver:

Comenzamos nuestra visita en el Portmoneum, una pequeña casa/museo que era originalmente la casa particular de un amigo del artista Josef Vachal, el cual pidió a éste que la decorara con sus pinturas. El resultado es cuando menos curioso, ya que las pinturas son muy originales e incluso un pelín inquietantes. Realmente son solo dos habitaciones, pero están totalmente cubiertas de dibujos y llenas de detalles. Es muy recomendable, merece la pena.

Para terminar se puede subir al ático de la casa donde proyectan una película de animación elaborada en el mismo estilo que las pinturas.

De octubre a marzo permanece cerrado. Los meses de abril y octubre solo abre sábados y domingos en horario de 9 a 12 y 13 a 17. De mayo a septiembre abre de martes a domingo con el mismo horario. La entrada cuesta 70 coronas (3€ aproximadamente).

Está prohibido tomar fotografías en el interior de la casa, así que la siguiente imagen está sacada de la web oficial del sitio:

https://portmoneum.cz/en/

Nos dirigimos ahora al centro del pueblo, a la Plaza Smetana. Esta plaza debe su nombre a Bedrich Smetena, uno de los compositores checos más famosos el cual nació aquí en 1824. En realidad más que una plaza parece una calle alargada o incluso dos grandes plazas alargadas unidas entre sí, lo que la convierte en una de las plazas medievales más largas de la República Checa con casi 500 metros de longitud total.

Lo primero que llama la atención son las casitas porticadas de colores de estilo renacentista y barroco que rodean la plaza casi por completo, y que son las que le dan esa imagen tan bonita.

No hay que perderse la Casa de los Caballeros o U Rytiru, con una preciosa fachada de piedra renacentista del siglo XVI. Justo al lado se encuentra el edificio barroco del Nuevo Ayuntamiento (siglo XVIII) y enfrente se puede ver el Antiguo Ayuntamiento gótico, el edificio más reconocible de la plaza por su torre, que además incluye un reloj astronómico que se añadió ya en el siglo XX. El ayuntamiento es uno de los edificios más antiguos de la plaza, ya que data de 1418.

Al final de la plaza hay una estatua en honor a Smetana.

Subimos ahora en dirección al castillo por la calle Vachalova. Esta calle es uno de los rincones que no te puedes perder en Litomysl. Su encanto reside en que las fachadas están decoradas en honor al artista checo Josef Vachal, representando escenas bastante inquietantes de sus novelas y pinturas, lo que da un aspecto sombrío y escalofriante. Esta obra se llevó a cabo en 1998 y la técnica utilizada fue la del esgrafiado, la cual también vamos a ver más adelante en el Palacio de Litomysl. No te lo puedes perder.

El esgrafiado es una modalidad de dibujo realizado sobre una superficie pintada a partir de dos capas o colores superpuestos que permiten revelar formas o dibujos al raspar o rallar la capa exterior.

Tras echar unas cuantas fotos nos vamos ahora sí a ver el Palacio de Litomysl. Este castillo/palacio fue construido en el siglo XVI por arquitectos italianos, los cuales le dotaron de su tan característico estilo renacentista. De hecho es considerado uno de los edificios de este estilo más bellos y mejor conservados de todo centro Europa.

Betrich Smetana nació en un edificio anexo al castillo que se usaba como cervecería, y que hoy en día alberga un museo sobre su vida y obra.

Como comentamos anteriormente la decoración de las fachadas del patio interior está basada en la técnica del esgrafiado y compuesta de más de 8000 dibujos únicos. Es preciosa

En el interior se visitan varias salas donde se puede ver mobiliario y decoración de la época, pero la gran joya es el pequeño pero fantástico teatro barroco del siglo XVIII, una especie de teatro en miniatura con una decoración muy colorida y recargada. Además de ser precioso es muy valioso, ya que es uno de los cinco únicos teatros barrocos que se conservan en el mundo.

La visita al castillo se hace de forma guiada y los días de apertura y horarios varían bastante en función de la época del año (de noviembre a marzo está cerrado), con lo que conviene consultar la web oficial. El precio del tour guiado es de 190 coronas (algo menos de 8€) y la duración es de unos 50 minutos.

https://www.zamek-litomysl.cz/en

Justo enfrente del castillo se encuentra la principal y más bonita iglesia de al ciudad, la del Hallazgo de la Santa Cruz. En sus orígenes era un edificio barroco que fue construido en el siglo XVIII, pero se nota que está muy restaurada. Aún así su interior es magnífico todo en blanco inmaculado. Además, se puede subir a la parte superior donde en una de las recientes remodelaciones se ha construido una gran plataforma desde donde se tienen fantásticas vistas del castillo y los jardines de alrededor. También se pueden ver muy de cerca las esculturas que decoran la fachada y el interior de la cúpula.

La entrada a la iglesia es gratuita, pero subir al mirador y la pasarela es de pago. La entrada cuesta 80 coronas (unos 3€). Durante el invierno la entrada al monumento permanece cerrada, lo mejor es consultar los horarios actualizados según la época del año:

https://www.zamecke-navrsi.cz/cs/m-69-chram-nalezeni-sv-krize

Para terminar la visita no olvidéis dar una vuelta por la colina del castillo, donde se encuentran los Jardines del Castillo y los Jardines del Monasterio. Especialmente estos últimos son muy bonitos y tranquilos para dar un paseo o descansar un rato al sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.