Visitando el Castillo de Hluboka en Bohemia del Sur

Hoy estamos en Bohemia del sur, muy cerquita de Cesky Krumlov, donde vamos a conocer uno de los castillos más bonitos y mejor conservados de toda la República Checa, el Castillo de Hluboka. En realidad tiene poco de castillo aparte del nombre y sus orígenes allá por el siglo XIII, ya que con las importantes reformas que ha ido sufriendo a lo largo de los siglos en nada se parece a como era originalmente.

En realidad lo que hoy podemos ver y disfrutar se lo debemos a la familia Schwarzenberg, una importante casa nobiliaria bohemia que adquirió el castillo en 1661. Esta familia fue dueña del castillo hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, cuando tuvieron que huir y el castillo fue tomado por los nazis. La primera gran reforma la llevaron a cabo en el siglo XVIII, transformando el vetusto castillo medieval en un bonito palacio barroco más acorde a aquellos tiempos. Más tarde, ya en la primera mitad del siglo XIX, los Schwarzenberg acudieron a Inglaterra invitados a la ceremonia de coronación de la Reina Victoria. Allí, Eleonora de Schwarzenberg quedó enamorada del Palacio de Windsor, así que decidieron reformar el palacio inspirándose en su estilo, dando lugar al fantástico palacio romántico de estilo inglés que podemos ver hoy en día.

Pero si bonito es el exterior, el interior no se queda en absoluto atrás, ya que alberga más de 140 salas bellamente decoradas con todo tipo obras de arte, pinturas, esculturas, tapices e infinidad de joyas que los Schwarzenberg han ido coleccionando a lo largo de los siglos.

Como curiosidad, en varios lugares del palacio, así como en el escudo de armas de los Schwarzenberg, veréis la imagen de un hombre cuyo ojo es picado por un cuervo que llama muchísimo la atención. Y esto evidentemente tiene su historia: se dice que en el año 1598, Adolf de Schwarzenberg derrotó a los otomanos tras una dura batalla en la ciudad húngara de Gyor. En esa batalla, Adolf decapitó a un turco y pudo observar como un cuervo se acercó a picotear la cabeza. Esa imagen le impresionó tanto que decidió incorporarla a su escudo como símbolo de su gran triunfo.

Datos prácticos:

Nosotros pernoctamos con nuestra autocaravana en un parking enorme ubicado en la calle Nad Parkovisten, ubicado en la parte baja del pueblo, a unos 5 minutos del centro y unos 15 minutos caminando hacia el castillo. Totalmente recomendable, pasamos una noche muy tranquila y además había un supermercado Penny justo al lado para tomar provisiones. La noche fue gratuita pero por la mañana aparece el vigilante y tienes que pagar una pequeña cantidad, unas 50Kn (2€) por todo el día. Es el mejor sitio para aparcar, especialmente si vas con un vehículo grande tipo autocaravana o camper.

Cómo visitarlo:

Como en casi todos los castillos de la República Checa hay un montón de tours para elegir, así que toca quebrarse un poco la cabeza sobre todo si no se dispone de mucho tiempo. Todos ellos son guiados y casi siempre en checo, aunque con un poco de suerte se puede pillar alguno en inglés. No fue nuestro caso, así que nos tocó hacerlo en checo con una guía en papel traducida con dudosa calidad al inglés, pero con la que pudimos seguir la visita sin problemas.

Salas de representación: Este tour recorre las salas más impresionantes del palacio, con lo que es el más recomendable y visitado. Es el que nosotros hicimos. Dentro de la recargadísima decoración de las salas destacan los trabajos en madera de paredes y techos. Son impresionantes. Aparte de esto veremos un montón de obras de arte, pinturas, tapices, esculturas, mobiliario antiguo… hay cristal de bohemia, hay cerámica de Delft… en fin, cada sala más bonita que la anterior. Una auténtica maravilla.

También hay que destacar la Biblioteca que contiene una importante colección de más de 10000 libros antiguos.

Este tour se ofrece de abril a octubre de martes a domingo de 9 a 16.30. En verano también abre los lunes y se amplía el horario hasta las 17. El precio es de 210 coronas (8,5€) y la duración es de unos 55 minutos. Si solo dispones de tiempo para hacer un tour, este es el que sin duda tienes que hacer. Lo malo, no se pueden hacer fotografías del interior.

Las cocinas: Dejando a un lado la espectacular decoración de sus salas palaciegas, lo más curioso que se puede visitar son las cocinas. Y sí, decimos “las” porque en realidad son varias enormes cocinas las que disponía el palacio, cada una de las cuales estaba equipada con los más modernos utensilios de la época. Hoy en día se pueden visitar tal y como estaban durante los siglos XIX y XX, lo que las convierten en un ejemplo muy singular y difícil de encontrar en cualquier otro lugar.

Este es el otro tour que no te debes perder si dispones de tiempo para más de uno. Desgraciadamente nosotros no pudimos verlas, ya que cuando fuimos (abril) no estaba disponible la visita. Solo se hace de mayo a septiembre en horario de 10 a 16. Ojo porque en mayo, junio y septiembre solo los fines de semana y en julio y agosto sí que se hace de lunes a domingo. El precio es de 100 coronas (4€) y dura unos 35 minutos.

Subida a la torre: Esta es la única visita que se puede hacer por libre. Consiste en subir a la torre más alta del castillo desde la que se obtienen unas fantásticas vistas del entorno del castillo desde sus 58 metros de altura. También es recomendable y además se hace en unos pocos minutos.

Esta visita se ofrece de abril a octubre todos los días a la semana de 10 a 16, pero cuando nosotros fuimos estaba cerrada por motivos de mantenimiento, así que tampoco la pudimos hacer.

– Si disponéis de más tiempo y tenéis interés por conocer todos los detalles del castillo, existen un par de tours más, que recorren las habitaciones de los invitados y los apartamentos privados. Estos tours solo están disponibles en temporada alta.

Es importante saber que de noviembre a marzo, ambos incluidos, no hay tours para elegir. En estos meses solo ofrecen un único tour reducido de invierno que recorre algunas de las principales estancias. El horario es de martes a domingo de 9 a 16.

Os dejamos la web oficial del castillo donde está toda la información acerca de los tours con los horarios y precios actualizados:

https://www.zamek-hluboka.cz/en

Para finalizar la visita no hay que dejar de dar un paseo por los magníficos jardines que rodean al palacio y desde donde se pueden tomar las mejores fotografías.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.