Conociendo Holasovice, una aldea tradicional checa

Dentro de nuestra ruta por la República Checa, y más concretamente en la región de Bohemia del Sur, vamos a conocer uno de los pueblecitos más pintorescos y valiosos del país. Queremos remarcar con total sinceridad que venir a Holasovice expresamente quizás no merezca la pena, ya que es una aldea que se ve en media hora. Pero teniendo en cuenta que se encuentra a mitad de camino y a menos de media hora de dos de nuestros principales objetivos como eran el pueblo de Cesky Krumlov y el Castillo de Hluboka, nosotros decidimos visitarlo.

Hay que empezar diciendo que Holasovice es una pequeña aldea de 140 habitantes cuyo trazado medieval se ha mantenido intacto por más de 800 años, por lo que es considerada, según palabras de la UNESCO, un ejemplo excelentemente conservado de aldea tradicional de Europa Central.

Pero lo que realmente hace único a este pueblo son las fantásticas casitas de los siglos XVIII y XIX que se pueden ver a ambos lados de su calle principal, con esas fachadas tan características construidas en un estilo arquitectónico propio de la región conocido como barroco rural de Bohemia del Sur.

Todas estas características hicieron que la UNESCO decidiera proteger la aldea declarándola Patrimonio de la Humanidad en el año 1998.

https://www.holasovice.eu/for-visitors/tour-of-the-village/

Datos prácticos

El pueblo de Holasovice  es una chispa, prácticamente son dos calles con un parque en medio, y el aparcamiento está totalmente prohibido. La única opción para aparcar dentro del pueblo es un parking que se encuentra al final de la calle principal en el pagas lo mismo estés media hora o todo el día, y cuyo precio además nos pareció abusivo (unos 6€). Nosotros decidimos entonces dar la vuelta y aparcar nuestra autocaravana a la entrada del pueblo, a unos 200 metros a las afueras, en un anchurón que hay justo en la entrada al Stonehenge de Holasovice. Lo recomendamos, ya que es gratis y en 2 minutos andando estás en el pueblo.

Qué ver

Como aparcamos justo en la entrada, decidimos empezar nuestra visita por el conocido como Stonehenge de Holasovice, un misterioso y centenario conjunto de enormes rocas cuidadosamente colocadas que en cierta forma recuerda a Stonhenge pero en en pequeño. La verdad es que es mucho decir la comparación, a nosotros nos pareció un poco bluff, así que hicimos un par de fotos y un poco el tonto y nos fuimos para el pueblo.

Hay que decir que a la entrada piden 40Kn (unos 1,5€) por persona, pero no hay nadie cobrando, así que nada, nos hicimos los locos.

Nos fuimos entonces caminando al centro del pueblo. Como hemos comentado anteriormente, en realidad son dos calles cada una con su hilera de casitas tradicionales y un pequeño parque en medio.

Algunas de las casitas albergan museos sobre el estilo de vida tradicional de la región, pero cuando nosotros fuimos estaba todo cerrado. En realidad parecía un pueblo fantasma, literalmente no vimos a nadie, con lo que se respiraba una enorme tranquilidad.

En el parque se puede ver la minúscula Iglesia de San Juan Nepomuceno de 1755.

Otro de los lugares más bonitos es el pequeño estanque que se encuentra a las afueras donde se puede dar un tranquilo paseo para terminar la visita a este tranquilo y tradicional lugar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.